Aprender de l@s ex.


Cada una de las veces que atravesamos por una ruptura amorosa es una posibilidad de expansión si así se quiere. No quiero decir que para crecer necesariamente haya que atravesar por sensaciones negativas, pero sí enfatizar en que cada vez que experimentamos dolor, tenemos en nuestro panorama una oportunidad de crecimiento.


Estar en una relación de pareja es como pararse frente a un espejo, uno que piensa, habla y siente de forma independiente. Todas las personas que pasan por nuestra vida son reflejos de quién somos y pueden servir como referentes de lo que queremos, lo que nos falta aprender y de nuestra capacidad de aceptación.


Poderse mirar a través de otro es un ejercicio que se potencia en el encuentro de personas que se gustan y se quieren. Es por esto que nuestras mayores virtudes y defectos harán su aparición aquí, invitándonos a identificar aquellos defectos, trabajar en ellos y finalmente aceptarlos.


Al igual que las demás pérdidas que podemos experimentar en la vida, terminar una relación implica un duelo y se deben transitar todas las etapas (negación, ira, negociación, depresión y aceptación) de éste para poder sanar. Duelo significa, la manifestación o expresión del dolor que causa una perdida, el trabajo sobre este dolor.


Cuando este duelo es realizado, lo que vamos a encontrar como remanente es un aprendizaje, y es éste el sentido de haber estado en aquella relación. Así que ahí es donde se produce el aprendizaje personal, lo que nos queda para nosotros, para mejorar nuestra vida, para responsabilizarnos de nuestras elecciones y para reconectar con lo que es verdaderamente importante para nosotros mismos.


Al finalizar una relación de pareja, es importante identificar el aprendizaje que sacamos de este encuentro, sin importar la duración que éste haya tenido, y de esta manera poder realizar un cierre haciéndonos cargo de lo que nos corresponde. No es fácil pero sí necesario hacernos la pregunta sobre qué aprendemos de nuestras relaciones, a continuación se encuentran unas preguntas clave para ayudar a identificar la lección.


Preguntas sugeridas:

¿Qué aprendí de mi ex pareja?

¿De qué me quiero despedir y no repetir?

¿Qué descubrí acerca de mí en mi relación anterior?

¿Qué me gustaría mantener de este aprendizaje?

768 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo