10 mitos sobre la terapia psicológica

Actualizado: jul 21




La terapia psicológica o psicoterapia es el acompañamiento psicológico en modalidad de tratamiento, que un profesional de psicología clínica brinda a sus consultantes. Esta modalidad varía de acuerdo con la formación y las características del psicoterapeuta, la disposición del consultante y el vínculo terapéutico que se logré establecer.

Hace dos años cuando publiqué el primer articulo para el #VRpsicoblog, mi interés estaba encaminado a darles la bienvenida a un espacio libre de juicios, como dice el eslogan, “dejando de lado los prejuicios, haciendo espacio para crecer” y en éste enumeré cinco mitos alrededor de la psicoterapia.

Dos años después y un poco para celebrar todo lo que ha traído del blog, he decidido actualizar este primer articulo incluyendo otros mitos que también merodean la psicoterapia.

1. “Ir terapia psicológica es para ´gente loca´”

Debido a un gran componente cultural occidental, estamos “dictaminadxs” a callar nuestras emociones/pensamientos, especialmente cuando pueden generar un “malestar”. Lo cierto es que todes atravesamos momentos desafiantes en la vida y algunas veces no sabemos cómo transitarlas, pues las herramientas que hemos usado antes no ayudan a resolver esta situación particular. Reconocer la necesidad de crecimiento y transformación es un acto de valentía pues demanda una exploración de nuestro ser para soltar, crecer y ajustarnos de manera más adecuada a lo que estamos experimentando.

2. “Todxs lxs psicólogxs son iguales”

De la misma forma en que hay particularidades entre las personas, no todxs lxs psicoterapeutas tienen la misma modalidad de trabajo, personalidad, estilo y forma de relacionamiento. Dentro de la psicología, existen diferentes teorías clínicas para aproximarse al entendimiento del ser; cada profesional cuenta con una especialidad particular y desde ésta aborda las necesidades que trae cada proceso. Encontrar un terapeuta con quien logremos sentir: respeto, escucha y confianza, es requisito para empezar un proceso terapéutico.


3. “La psicoterapia es un espacio para recibir consejos”

La psicoterapia es un espacio de descarga y encuentro personal que permite desde un lugar de serenidad y apertura, tomar la decisiones, fortalecer el autoapoyo, encaminar la autorealización.

Las personas somos libres para tomar nuestras decisiones y nadie debe coartar esta libertad. El único momento de la terapia psicológica donde tu terapeuta debe ponerse por encima de tu libre elección, es cuando dicha decisión atente contra tu vida o la de algún tercero.


4. “Lxs psicoterapeutas son distantes”

Lxs Psicologxs son humanos con anhelos, problemas, capacidad de reflexión y ganas de servir a las demás personas. Desde la Terapia Gestalt, se plantea que es el vinculo terapéutico (lo que se crea en el encuentro entre paciente y terapeuta) lo que va a permitir el fluir del proceso y la potenciación del bienestar. Sentir empatía es clave para que este vinculo sea genuino. En el proceso de sanación tanto el terapeuta como el paciente crecen.


5. “Las personas que estudian psicología tienen más problemas que lxs demás”

Problemas tenemos todxs” y es fundamental reconocerlos para poder trabajar en ellos. Como psicólogxs, debemos mantener compromiso constantemente con nuestro desarrollo personal, no solo en psicoterapia, sino en un espacio que se conoce como supervisión donde, con ayuda de otrxs colegas, repasamos, cuestionamos, discutimos casos (desde la confidencialidad) y nos preguntamos cómo nos sentimos trabajando en éstos.


6. “La psicoterapia es demasiado costosa”

Dependiendo del servicio al que accedas será el valor y la frecuencia del mismo. El pago del proceso psicoterapéutico también representa el compromiso que los consultantes tienen con su propio proceso. Es muy común que “gastemos dinero” en las distracciones y no invirtamos en la resolución de la verdadera necesidad. Recuerden que lo que no atendemos suele fortalecerse hasta que logra captar la atención, demandando más energía (tiempo, esfuerzo).


7. “Los procesos de psicoterapia son demasiado largos”

Esto depende de tres factores: el enfoque clínico, el motivo de consulta y las figuras que aparecen en la medida que el proceso se desenvuelve. Sin embargo, las heridas sin atender pueden durar una vida entera propiciando dolor y tensión para quien las lleva como carga. El tiempo que invertimos en nuestro bienestar siempre es retribuido.


8. “Un buen psicoterapeuta te cura”

Que un proceso funcione de manera adecuada va a depender en gran medida de la adherencia que el paciente tenga: cumpliendo las citas, haciendo tareas, permitiéndose la vulnerabilidad, etc. Lxs psicoterapeutas deben proporcionar, mediante su experiencia y formación, un espacio fértil, para que en el encuentro terapeuta-paciente germine la transformación.

9. “Priorizar el autocuidado es egoísta”

Los mandatos sobre el “sacrificio y la aceptación” han llevado a que introyectemos un “debe/tengo” peligroso, en el cual nos incomodamos a nosotrxs para proveer “bienestar” a los demás. La realidad en un proceso, es que cuando una persona empieza a ser más consiente, todo el sistema del que hace parte también sana, puesto que cambian las dinámicas y la entrega está siendo desde un lugar de generosidad y no desde el miedo o el control.


Pocas son las veces que nos damos cuenta de que la forma de vincularnos tiene que ver con una necesidad de control, validación, aprobación, que desde nuestra autenticidad.

10. "Sanar es linear"

La vida es vida porque hay movimiento, polaridades y búsqueda de equilibrio (homeostasis). Cuando pretendemos que el proceso sea de constante “mejoría”, sin hacer espacio para las subidas y bajadas, estamos yendo en contravía con lo que es la experiencia humana. La figura geométrica más parecida a un proceso de sanar puede ser una espiral en 3d, con vueltas amplias, cerradas, superficiales, profundas pero sobretodo, en movimiento.








514 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo