Infidelidad



La infidelidad no es necesariamente el final de una relación de pareja, tampoco significa la falta de amor hacia la persona con la que estamos, pero sí constituye un punto de inflexión en el vínculo.


El significado de la fidelidad se ha ido actualizando y modificando a lo largo de la historia. En épocas pasadas, cuando el matrimonio era principalmente un tramite legal para proteger la economía familiar, era la fidelidad la que “garantizaba” al hombre que los hijos que tuviera su esposa eran suyos y por ende que su herencia iba a ser entregada a su descendencia, manteniendo el prestigio y la legacía en la familia.


Actualmente, el matrimonio está más inclinado hacia un acuerdo romántico, basado en el amor y cuando ocurre el rompimiento de este acuerdo con una infidelidad, lo primero que se ve vulnerado es la parte emocional.


Sin embargo, esta diferencia de conceptualización sobre la infidelidad no solo cambia en el tiempo sino de persona en persona; es por esto fundamental que las parejas definan entre ellos con qué acuerdos se sienten cómodos para que sean éstos los lineamientos de su relación.


Existen diversos tipos de relaciones y pertenecer a alguna es una cuestión de elección, principalmente las relaciones se dividen en:


Monogamia: mantener una relación con una persona a la vez.

Poligamia: mantener relaciones con varias personas y que las personas implicadas están enteradas.


En ambos tipos de relacionamiento existe la infidelidad porque más que tratarse de sexo, la infidelidad es el deseo por la novedad y la atención. De acuerdo con con Esther Perel, “en el centro de la infidelidad se puede encontrar: deseos por una conexión emocional, la libertad, autonomía, intensidad sexual, un deseo por recuperar partes perdidas de nosotros mismos o un intento por recuperar la vitalidad perdida. Cuando buscamos la atención de otro, no es de nuestra pareja que nos estamos alejando, si no de la persona en la que nosotros mismos nos hemos convertido”.


La infidelidad es sentida como la traición máxima por las personas pues destruye la fantasía del "amor perfecto" y amenaza con el concepto de quiénes somos y de cuánto valemos, porque existe el mito social de que “las personas engañan porque no encuentran lo suficiente en su pareja”, delegando la “culpa” de la infidelidad haciéndo sentir a la otra persona insuficiente.


En conclusión, la persona que engaña está buscando a través de la experiencia encontrarse a sí misma, a la parte que tiene adormecida de sí misma. Con esta claridad, la infidelidad puede marcar el comienzo de una nueva etapa en las relaciones -si las personas deciden continuar con la relación- reparando los errores cometidos y trabajando en ampliar la conciencia sobre los motivos de la infidelidad.



Links sugeridos para ampliar:


- 3 mitos sobre la infidelidad (Jorge Bucay)

https://www.youtube.com/watch?v=ofgymrbcAf0


- Repensando la infidelidad (Esther Perel)

https://www.youtube.com/watch?v=P2AUat93a8Q


- Dos más dos (Película Argentina)

https://www.youtube.com/watch?v=L_TGrACfh7M

533 vistas
  • Gris Icono de YouTube
  • Gris Facebook Icono
  • Gris Icono de Instagram

© 2011 / Verónica Reyes / Bogotá, Colombia