La nada llena de posibilidad.

Actualizado: sep 1



Hace algunos años, estaba pasando por una situación que sentía no tenía solución y en un ejercicio de exploración/búsqueda de atención, decidí publicar en mi estado de Facebook –cuando estaba de moda jaja- esta pregunta:⁣



Estaba saliendo de la adolescencia y esta onda existencial -aunque me la he conocido desde que tengo 10 años- se salió así. Yo no buscaba ninguna respuesta particular, porque no era una situación concreta pero recuerdo haber apreciado mucho estas respuestas que me hicieron sonreír.


Sentía que estaba transitando un fin de un ciclo, no quería aceptarlo y había agotado las posibilidades que conocía hasta el momento, era el momento de despedirme, de cerrar. Unos años después me crucé en clase con el concepto del "vacío fértil", una nada que no me asustaba, una nutritiva.





Retomando el tema de las polaridades, se puede plantear que en la nada cabe el todo, es decir, que el único requisito para que algo exista es el espacio para que esto germine. La nada está fuertemente asociada con el concepto del vacío sordo, estático, muerto, y esta es la manera de experimentarlo: un hundimiento existencial y espiritual. No obstante esta nada suele estar llena de ideas, criticas, inseguridades, síntomas, negación, comparación y demasiadas expectativas, por lo tanto no podemos ni soltar, ni movernos a un lugar nuevo, nos sentimos estancadxs, varadxs, como si nos hubiésemos topado de narices con el fin del mundo.


Sin embargo, existe otro vacío, el fértil, el que está lleno de posibilidades.


El vacío fértil se trata de un espacio corporal, mental, emocional y espiritual, libre de la expectativa de “cómo deberían ser las cosas” y por ende abierto a todo lo que es. Reconectar con la esencia de lo que es, aquí y ahora, impulsa infinidad de posibilidades genuinas. Hacer la transición del estéril al fértil, demanda una limpieza absoluta, de creencias y miedos que puedan estar rigiendo nuestro funcionamiento y que como tal, solo están obstaculizando nuestro contacto con el presente donde ocurre la vida, donde encontraremos la solución.


Citando a Perls “La terapia gestáltica es la transformación del vacío estéril al vacío fértil (...) Al penetrar esta nada, este vacío se hace vivo y se llena”, es pilar de la Gestalt terapia, dadas sus bases afines a corrientes orientales, acompañarnos a realizar un vaciamiento completo hasta hacer contacto con lo que somos, ni más ni menos, con nuestra esencia; entonces a través del proceso podemos librarnos de falsa identidad, expectativa, comparaciones para encontrarnos con nuestra autenticidad organísmica y transformar este vacío coco en vacío fértil testigo de nuestra creatividad y de nuestra responsabilidad.


Así pues, cuando no sepamos qué hacer, el objetivo apuntará a seguir vaciarnos, limpiarnos y cuestionarnos ¿no sé que hacer en comparación a qué/quién?, repetirlo hasta hacer contacto con nuestra sabiduría, entregarnos y observar para dilucidar la primera figura que desde nuestro organismo indica el primer paso; y de nuevo volver a soltar hasta que el suelo del fondo sea nuevamente fértil, abriendo espacio a lo que realmente necesitamos sin recaer en el apuro, la distracción, la envidia, la comparación, el "debo/tengo" de los mandatos donde nacen todas nuestras carencias.


Desde la quietud y la pureza del vacío fértil nace una nueva posibilidad, un nuevo pensamiento, una nueva puerta por abrir.







Materia adicional:

- "Terapia Gestalt: La vía del vacío fértil" - Paco Peñarrubia

- "Stillness Is the Key" - Ryan Holiday - “Yo, Hambre y Agresión” - Fritz Perls

- "Gestalt de Vanguardia" - Claudio Naranjo - "Tao Te Ching" - Lao Tse


Episodio de Podcast: ¿Qué hacer cuando no se sabe que hacer? https://open.spotify.com/episode/3crNkkbvq07PcASxIeLEHv?si=arZfb-EDRZ6l-GVRDV2jLA



3,328 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo