¿Para qué nos enojamos?

Actualizado: jul 21




¿Dentro de las cuatro emociones básicas que experimentamos todas las personas se encuentra la rabia (enojo o ira), y al igual que las demás emociones se manifiesta principalmente a través de síntomas corporales, con esta emoción puntual se puede llegar a sentir: agitación, aumento de la temperatura corporal, tensión, sensación de taco en la garganta, malestar estomacal, entre otras.

Las funciones principales de sentir rabia son poder defendernos, atacar o huir del peligro; si nos quedamos en un estado de letargo cuando somos atacados, vamos a propiciar el peligro o la situación en la que nos encontramos. Sentir enojo nos carga de la energía (disparando los niveles de noradrenalina y adrenalina) necesaria para decir "BASTA" ya sea con palabras o con acciones, marcando con esto nuestro límite: hasta dónde permito que las situaciones o los demás lleguen.

También podemos sentir rabia ante situaciones que nos generan frustración o estrés. Aquellas que aparentemente no tienen solución, y sin embargo, seguimos intentando una y otra vez -de la misma manera- arreglarlas sin recibir el resultado que esperamos.

Sentir rabia es parte natural e instintiva de la experiencia humana, no es buena ni mala, aparece cuando sentimos que estamos siendo atacados. Esta dicotomía sí se manifiesta en la manera cómo hemos aprendido a lidiar con esta emoción, por ejemplo:

Estar enojados es una respuesta natural (emoción)

VS

Pegarle a una persona es una conducta aprendida (violencia)

Entender lo que nos enoja y elegir de manera consciente una manera para lidiar con esta emoción, puede ayudarnos, no solo a liberar la rabia y la incomodidad que ésta nos genera, sino a resolver la situación que nos la esté causando. Cuando por el contrario elegimos reprimirlas, el enojo se puede almacenar en nosotros a manera de resentimiento, expresándose en conductas pasivo-agresivas, malhumor, hostilidad, cinismo y en algunos casos enfermedades físicas.

Algunos consejos para el agenciar el enojo:

  1. Respirar

  2. Reflexionar.

  3. Practicar la relajación.

  4. Retirarse de la situación.

  5. No tomar ninguna decisión radical desde la ira.

  6. Recordar que tienes el control de tus reacciones.

  7. Dejar de acumular cosas que te molestan.

324 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo