Psicoterapia: motivo de consulta y objetivos.



Photo by Womanizer WOW Tech on Unsplash




La terapia psicológica o psicoterapia es un espacio de encuentro, donde a partir de la construcción de un vinculo sano entre el psicólogo y el paciente, se desarrolla un proceso, en el que con ayuda de una formación técnica y filosófica, el psicólogo acompaña al paciente a transitar un camino de crecimiento y curación.


Según Carabelli (2013): “La psicoterapia es un espacio especializado para que se produzca el crecimiento del individuo, y la resolución de sus dolencias. El psicoterapeuta tiene técnicas especificas para facilitar el cambio de las personas. Es un profesional que se dedica a sanar el dolor psíquico.”


Así pues, la terapia psicológica es un proceso que varía de persona a persona. Donde el respeto, la confianza y la empatía se convierten en factores generadores de bienestar, tanto en el terapeuta como en el paciente. Como las personas, cada proceso es único e irrepetible, cada proceso va a tener su ritmo (timing), cada proceso debe ajustarse para que la persona encuentre su mejor manera de estar, consigo mismo y con su entorno.

Es importante saber que antes de empezar con el proceso, las personas se pueden contactar con el terapeuta de interés y resolver las dudas que puedan estar presentando al respecto. Si acuerdan un primer encuentro, podrán hacer el encuadre o rapport, donde se establecen los acuerdos para llevar a cabo la terapia, en este se abordan: el motivo de consulta, la forma de trabajo del psicólogo (qué terapia sigue), la frecuencia y duración de los encuentros, el monto y la forma de pago, las reglas para la cancelación de la consulta, entre otros.

Si no has acudido a terapia psicológica, te comparto algunas preguntas que pueden guiarte en la toma de la decisión:

  • ¿En qué aspecto de mi vida me gustaría trabajar?

  • ¿A qué situación quisiera darle cierre?

  • ¿Siento tranquilidad con la forma en la que me relaciono?

  • ¿Cómo considero que está mi salud?

  • ¿Sentiría más comodidad trabajando con un hombre o con una mujer?

  • ¿Cuánto tiempo, energía y dinero estoy dispuestx a invertir en mi trabajo y cuidado personal?

¿Me beneficiaría un acompañamiento psicológico?


Es posible que alguna vez esta pregunta haya cruzado por tu cabeza; de pronto en algún momento de estrés, confusión o sobrecarga emocional. Lo cierto, es que estamos acostumbradxs a no pedir ayuda, a ser "fuertes". Sin embargo, ir a terapia psicológica, lejos de ser una “declaración de debilidad”, se trata un momento de honestidad, en el que nos percatamos de que no estamos conformes o a gusto con la manera cómo nos sentimos y entonces, decidimos hace algo al respecto.


También puede ocurrir que al estar acostumbrados a utilizar las mismas herramientas personales con resultados favorables, convertimos nuestros sentimientos, pensamientos y conductas en patrones estáticos, y en ocasiones la vida nos presenta retos para los cuales estas herramientas conocidas no funcionan como quisiéramos.


Querer estar mejor con nosotrxs mismxs y con los demás, supone una bocanada de valentía pues durante el proceso de descubrimiento, transformación y aceptación -que supone una terapia psicológica- se pueden abordar temas dolorosos, incómodos, desconocidos o difíciles de afrontar.


Como psicoterapeuta, una pregunta que me realizan frecuentemente es “¿con qué tipo de pacientes trabajo?” y aunque comprendo que me están preguntando por mi especialización y experiencia. La verdad es que más allá de las particularidades de cada caso clínico, lo que todas las personas buscamos en un camino de bienestar y autorrealización.


En el primer encuentro con cada paciente, además de establecer los lineamientos para el trabajo, se realizan dos preguntas clave: ¿Cuál es tu motivos de consulta? y ¿Qué te gustaría lograr en este proceso? El motivo de consulta es la manifestación, con las palabras del consultante, del malestar, los síntomas y la problemática que demandan el inicio del proceso, en la medida que el proceso va avanzando, este motivo puede irse actualizando, ampliando o profundizando.

Adicionalmente, lxs terapeutas observamos de qué manera el paciente está haciendo contacto con su realidad, si la está interrumpiendo o evitando, y de aquí se despliegan los objetivos psicotérapeuticos que direccionan el acompañamiento, para que mediante el desarrollo del 'darse cuenta', la persona pueda cuestionarse, actualizarse y reestablecer el flujo energético de su organismo. Se puede decir que los objetivos son las metas que se trazan de la ecuación entre el anhelo del paciente y la mirada clínica de su psicólgx.






Para finalizar, quiero enfatizar en que la psicoterapia se trata de un espacio de encuentro, libre de juicios, enfocado en tu bienestar, en el que acompañado por un profesional respetuoso y empático, podrás trabajar sobre las necesidades que estés presentando, con el fin de lograr una vida que puedas sentir plena y llamar propia.






45 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo