¿Qué significa vivir en el presente?




Vivir en el presente significa estar en contacto con lo que está ocurriendo ahora: en el entorno, en mí mism@ y en la relación de estos dos: más que el indicativo del tiempo presente se trata de volcar nuestra atención sobre lo que está sucediendo en este momento.


"Estamos presentes cuando aceptamos nuestra experiencia sin oponernos ni pretendemos estar en otra situación vital. No renegamos de la vida que nos toca. Abrimos los ojos y la enfrentamos con nuestros recursos" Carabelli (2013)



La principal regla de nuestra percepción tiene que ver con la atención, aquello en lo que focalizamos se convierte en la figura y el resto queda detrás en el fondo. La figura siempre está en relación con el observador debido a que la percepción de los objetos/situaciones es mucho más compleja que la estimulación sensorial que recibimos de ellos porque tiene al observador de intermediario.


Figura: algo que se revela ante mí, sobresale del plano, remite al presente, tiene contorno, darse cuenta es captar una figura, es a lo que atiendo.


Fondo: es el entorno, es difuso, el plano donde existe todo, de donde surgen las figuras.


Se requiere estar atent@ (aware) para percibir una figura y resolver la necesidad que trae consigo. Atender la necesidad y satisfacerla de manera adecuada es saludable, así la figura dejará de serlo y regresara al fondo, para que emerja una nueva.


También se puede elegir no atender la necesidad, consecuentemente ésta empieza a tomar energía de nosotros para fortalecerse hasta que sea resuelta. Lo anterior lo podemos observar de manera simple en las necesidades biológicas, por ejemplo, el hambre no se satisface ignorándola, por el contrarío va a fortalecerse hasta que la atendamos; de igual manera las necesidades psicológicas o emocionales, no se solucionan reprimiéndolas, sino transitándolas y acompañándolas como necesitan.


De igual manera, las necesidades solo pueden ser resueltas en el presente pues es ahora donde podemos interceder; no se puede resolver algo que ocurrió en el pasado porque esa ya no es la necesidad, ahora es otra. Debemos entonces identificar cómo ese pasado nos impacta el presente, realizar la actualización de la necesidad y resolverla.


En la medida que las situaciones sin resolver (gestalts abiertas) incrementan, menor capacidad se tiene de focalizar y de atender a las nuevas figuras. Por esto es importante entrenar nuestra capacidad atencional, para regresar al aquí y ahora. El instante en el que percibo cuál es la figura, se conoce como el "darse cuenta" y es solo a través de éste como puedo elegir de qué manera atenderla.


Este proceso ocurre en tres niveles:

  1. Mundo externo: contexto, entorno, ambiente.

  2. Mundo interno: físico, emociones, sentimientos, pensamiento.

  3. Mundo intermedio: fantasía, deberías, ideación que ocurre del intercambio.


Para vivir en el presente debemos trabajar fundamentalmente en: nuestra atención (awareness), nuestra capacidad de darnos cuenta (insight) y nuestros recursos para hacernos cargo (responsabilidad). Esto lo podemos entrenar realizando actividades que nos aterricen y que nos conecten con lo que estamos experimentando.




*Preguntas que ayudan a estar en el presente:

¿Cómo estoy?

¿Qué necesito?

¿Qué estoy haciendo?

¿Qué estoy esperando?

¿Qué estoy evitando?


477 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo